INSPIRACIÓN

 
 
 
La leyenda del verdadero amigo
Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.
El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:
HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.
Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse.
El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo.
Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:
HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA.
Intrigado, el amigo preguntó:
¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?
Sonriendo, el otro amigo respondió:
Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.
 
 
 
   
 
 
 :::::::::: Las tres puertas ::::::::::
 
 
Un joven discípulo dijo a un sabio filósofo:
—Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando mal de ti.
—Espera —le interrumpió el filosofo—. ¿Ya hiciste pasar lo que vas a contarme por las tres puertas? 
El joven preguntó:
—¿Tres puertas? ¿Cuáles tres puertas?
—Sí, las tres puertas: La primera es la verdad ¿Estás seguro que es totalmente cierto lo que vas a decirme?
El discípulo respondió:
—No, lo oí comentar a unos vecinos.
—Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda puerta, la bondad. Lo que quieres decirme ¿es bueno para alguien?
El joven contestó:
—No, al contrario.
—Y la última puerta es la necesidad ¿Es necesario que yo sepa lo que quieres contarme?
El discípulo aseveró:
—No, no es estrictamente necesario.
—Entonces —dijo el sabio sonriendo— si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, MEJOR SERÁ OLVIDARLO PARA SIEMPRE.

 

     

 

 

::::: ¿Qué necesitamos para sentirnos libres? :::::
 
 
¿Qué necesitan las personas para sentirse libres? ¿Qué necesita cada uno de nosotros?
Para quien está en prisión, la liberación es el momento más esperado. Luego del encierro, la libertad causa una inmensa satisfacción en una persona. Sin embargo, luego de dejar la cárcel, muchos son quienes no encuentran un proyecto que llevar adelante y no logran vivir una vida de personas "libres".
Comparemos este fenómeno con la historia de Viktor Frankl: un psiquiatra que vivió tres años preso en un campo de concentración nazi. A pesar de estar cautivo, verse obligado a realizar tareas inhumanas, ser víctima de las peores humillaciones y testigo del asesinato de sus seres queridos, Frankl afirmó haber encontrado un "espacio de libertad" durante aquellos años. Descubrió que, incluso en la mayor esclavitud, él podía conservar la libertad de decidir cómo sentirse y qué pensar.
Estos dos ejemplos tan opuestos tienen algo en común: aportan otra visión de la libertad… Comúnmente, pensamos que la libertad es una condición "externa" y que ser libre, es tener la posibilidad de vivir sin la opresión, sujeción, o dominación de otros. Por esto, cuando sentimos que nos falta libertad, la exigimos "hacia afuera" (exigimos más libertad política, económica, de expresión, etc).
Pero si realmente fuera así, si la libertad fuese sólo una condición externa, los liberados de prisión se sentirían personas libres y el esclavizado Frank no.
La libertad no es sólo una condición externa, sino también un estado interno. Esta nueva forma de ver la libertad, tiene más que ver con una decisión, que con una situación. Ella nos ayuda a entender que la esclavitud, nace en muchas de las decisiones que tomamos, en los valores a partir de los cuales decidimos y en las prioridades que consideramos al momento de elegir. Partiendo de esta nueva forma de concebir la libertad, reflexionemos sobre algunas de las "prisiones" que nos esclavizan a diario…
 
La libertad no es sólo una condición externa, sino también un estado interno. Esta nueva forma de ver la libertad, tiene más que ver con una decisión, que con una situación. Ella nos ayuda a entender que la esclavitud, nace en muchas de las decisiones que tomamos, en los valores a partir de los cuales decidimos y en las prioridades que consideramos al momento de elegir. Partiendo de esta nueva forma de concebir la libertad, reflexionemos sobre algunas de las "prisiones" que nos esclavizan a diario…
 
El tiempo: cuando nos sentimos "prisioneros del tiempo", ¿no será que decidimos colocar las urgencias, por encima de las cosas que son importantes para nosotros?
La sociedad: cuando nos sentimos "prisioneros de la mayoría", ¿no estaremos poniendo la voz de la sociedad, por sobre nuestra propia voz?
Las relaciones: cuando nos sentimos "prisioneros de una relación", ¿no habremos decidido colocar las necesidades del otro, por sobre las nuestras?
La moda: cuando nos sentimos incómodos con nuestra imagen, ¿no ocurrirá que le damos más peso a las apariencias, que a nuestro bienestar interior?
El sistema: toda vez que nos creemos "prisioneros del sistema", ¿no estaremos anulando nuestra capacidad de cambiar las cosas?
Las comodidad: cuando algo nos molesta y no hacemos nada, ¿no estaremos optando por la alternativa más cómoda?
 
Nuestras verdaderas "prisiones" no son ni el tiempo, ni las relaciones, ni el sistema… sino nuestros miedos, que se manifiestan en nuestros paradigmas y nuestros hábitos. En pocas palabras, aquello que nos impide sentirnos libres no son las restricciones externas, sino los obstáculos internos.
Por lo tanto, el límite a nuestra libertad, es un límite de crecimiento interno. Sólo cuando crecemos interiormente y vencemos las prisiones mentales y emocionales que construimos, podemos sentirnos libres… Sea cual fuere nuestra situación, cuando dejamos de aprender, de cambiar, de mejorar y de crear cosas nuevas, nos sentimos esclavos… incluso ante una gran libertad externa!
Si no crecemos interiormente, podemos ser "libres de" (es decir, tendremos libertad externa), pero nunca seremos "libres para" (no tendremos libertad interna para decir aquello que es mejor para nosotros). De hecho, hoy tenemos más libertad económica e intelectual que nuestros antepasados y –sin embargo– seguimos sin sentirnos "totalmente plenos". Gozamos de una mayor libertad de expresión que décadas atrás, pero seguimos teniendo enormes problemas de comunicación. Somos dueños de nuestro tiempo, pero siempre sentimos que nos hace falta "más"…
Estas brechas nos demuestran que, para ser totalmente libres (externa e internamente), necesitamos cultivar y valorar el crecimiento personal. Para vivir una libertad plena, es preciso superar todas las formas de esclavitud propias, que nos impiden cambiar y mejorar.
Albert Camus decía que "la libertad es nada más que la oportunidad de ser mejor". Sólo cuando aprovechemos esta oportunidad, nos sentiremos verdaderamente libres. 
 
 

     

 

:::::::::: El mejor día de mi vida ::::::::::
 
 
Hoy mismo, tal vez mañana o cualquier otro día puede ser el mejor de nuestra existencia. Y no es difícil lograrlo…
Hoy, cuando me levanté, repentinamente me di cuenta que este es ¡El mejor día de mi vida!
Ha habido ocasiones en que me he preguntado si podré hacer algo de provecho el día de hoy y lo he hecho. Creo que esto es más que suficiente para celebrar.
Hoy voy a celebrar la increíble vida que he tenido llena de oportunidades, y también con muchas adversidades, que me han servido para hacerme cada día más fuerte.
Voy a vivir este día con la frente bien en alto y un corazón feliz. Me sorprenderé de los "simples" regalos que he descubierto: una mañana tranquila, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros. Hoy ninguna de estas minúsculas creaciones van a escapar de mi vista.
 
Hoy:
— Compartiré mi emoción por la vida con otra gente. Voy a hacer sonreír a alguien.
— Voy a realizar un inesperado acto de bondad con alguien aunque no lo conozca.
— Daré apoyo a alguien que se sienta deprimido.
— Dejaré de preocuparme por lo que no tengo y empezaré a ser agradecido por todas las cosas maravillosas que tengo.
— Tendré presente que la preocupación es solo una pérdida de tiempo, porque mi fe me asegura que en un futuro todo estará bien.
— Antes de ir a dormir observaré la noche y elevaré mis ojos al cielo para admirar la belleza de las estrellas, de la luna.
Cuando el día finalice y ponga mi cabeza en la almohada, pensaré en el mejor día de mi vida y dormiré el sueño de un niño feliz, emocionado por la esperanza de saber que mañana será ¡El mejor día de mi vida!
 

       

 

:::::::::: Los amigos ayudan a vivir más :::::::::

Los buenos amigos son aquellos que están siempre allí, para compartir los buenos momentos y para dar una mano cuando se los necesita. También están allí para ayudar a vivir más años.
 

Un grupo de científicos australianos informó que los amigos alrededor de los ancianos pueden alargar más la expectativa de vida que los mismos familiares.
Estos especialistas estudiaron cómo los factores sociales, de salud y estilo de vida han influido en la tasa de supervivencia de más de 1.500 personas mayores de 70 años.
El equipo utilizó la base de datos del Estudio Longitudinal Australiano de Envejecimiento, el cual empezó en 1992 en Adelaide, en el sur de Australia.
Allí se preguntó a los ancianos qué tan frecuente era su contacto, personal o vía telefónica, con amigos, familiares, niños y hasta confidentes.
Durante la siguiente década, los científicos hicieron un seguimiento del estado de los ancianos cada tres años.
 

 

Mejor con amigos
 
Diez años más tarde, llegaron a la conclusión de que el contacto con los familiares y los niños tenían un bajo impacto en las tasas de supervivencia.
Mientras que aquellos ancianos con un gran grupo de amigos tendían a tener una expectativa de vida más larga que aquellos con pocos amigos.
Este factor era evidente aún cuando la persona había sufrido grandes pérdidas como a su esposa o a algún miembro de la familia.
Los investigadores, liderados por Lynne Giles, de la Universidad de Flinders, consideran que la razón por la cual las amistades son tan importantes se debe a que las personas pueden elegir a sus amigos, mientras que no a su familia.
También consideraron la posibilidad de que tener amigos los hacía cuidar más de su salud y ayudaba a reducir el sentimiento de depresión y ansiedad en tiempos difíciles.
 
Fuente: BBC 17 junio/2005
 

     

 

 

::::: Puentes que unen, muros que aíslan :::::
 
Por Sylvia Carlock
 
Querido Hijo:
 
    Todo el día, desde que amanece, tu ceño está fruncido. Tu boca está siempre lista para criticar y tu mirada se ha vuelto tan dura que tus hijos te tienen miedo y tu llegada no causa alegría sino pesar en tu hogar.
    Siéntate a escucharme. Quiero decirte qué es lo que trae ira a tu vida. Quiero señalarte cuál es el problema para que puedas poner un remedio. Empecemos por tu actitud. Tu tienes actitud de guerra. ¿Sabes por qué lo digo? Porque ante las cosas que pasan en tu vida, tu puedes reaccionar con una actitud de guerra o una actitud de paz. Tú puedes convertir cualquier motivo en un campo de batalla o puedes convertir, ese mismo motivo, en un lazo de unión.
    Tu actitud es decisiva porque es como un espejo a través del cual ves el camino a seguir. Si tu actitud oscura y estrecha, los caminos que encuentres van a ser igualmente oscuros y estrechos. Si tu actitud es amplia y abierta, encontrarás no uno sino muchos caminos por los que puedes acercarte y reunirte con los que te rodean.
    Si tu cambias tu actitud y pones en ella buena voluntad, servicio y tolerancia, encontrarás que puedes construir puentes de unión. Porque ahora, lo único que estás construyendo son muros de aislamiento y al final, te quedarás solo.
    No esperes a que los demás se vayan; no dejes que los que te rodean te sigan huyendo. Empieza desde ya a establecer lazos de unión. Ante cualquier situación pregúntate: "¿Cómo puedo establecer un puente, derribar un muro?". Porque la ira es un velo que nubla el entendimiento y la buena voluntad es un limpiador de entendimientos y aclarador de verdades.
    Después de todo, el primero que saldrá ganando al construir puentes eres tú porque los muros aíslan y matan la comunicación, pero los puentes comunican, unen y funcionan en dos direcciones: de ida y de vuelta. En otras palabras que lo que tú envíes hacia los demás a través de los puentes que construyas, te regresará con la misma buena voluntad y el mismo empeño de servicio que le pongas.
    Sólo tienes esta vida para vivirla del modo que decidas. Tú eres el constructor de tu propio destino. Así que empieza ahora mismo a derribar muros y a construir puentes. Un día vas a voltear el rostro y vas a ver que tu vida ha dejado de ser una estrecha celda de rencor para convertirse en una amplia avenida por donde circulan muchas sonrisas, abrazos y caras felices.
    Tu padre que te ama, Dios.
 

     

 
 
 
 
 

::::: ¿Quieres tener buena suerte?…
Créala :::::

 

CREANDO BUENA SUERTE

Los creadores de buena suerte no viven el error como un fracaso, todo lo contrario: para ellos es una oportunidad de cambio y mejora, así como una fuente de aprendizaje.

¿Cuáles son los aspectos comunes que tienen las personas que declaran tener buena suerte en su vida personal y profesional?

Responsabilidad: Si algún factor común resulta evidente entre todos los creadores de buena suerte es que se saben o reconocen responsables de sus acciones especialmente ante la adversidad.

El error, una oportunidad: Los creadores de buena suerte no viven el error como un fracaso, todo lo contrario: para ellos es una oportunidad de cambio y mejora, así como una fuente de aprendizaje.

Perseverancia, factor clave: El noventa por ciento del éxito se basa en Insistir, no postergar, no dejarlo para mañana. La fórmula es bien simple, ante un problema o circunstancia que requiera ser abordado tenemos tres opciones: resolverlo de inmediato, relegarlo u olvidarlo, y tirarlo a la papelera.

Confianza en uno mismo y en el otro: Autoestima y coraje sumados al respeto a los demás, facilitan la entrega a cualquier tarea, la intimidad, la apertura al diálogo y el intercambio de opiniones abierto y sincero.

Buena suerte, una actitud ante la vida

En definitiva el ser o no creadores de buena suerte depende esencialmente de lo que podríamos llamar una postura existencial, una forma de entenderse a sí mismo, de presentarse a los demás y de comprender la vida: una actitud positiva que se caracteriza por sentirse más causa que efecto, y sobre todo, por saberse creador de las circunstancias que favorecen la realización del anhelo, proyecto o situación deseada.

 

     

 

::::: La importancia de la comunicación :::::

 

Dicen que una vez, había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con una tiza blanca decía "POR FAVOR AYÚDEME, SOY CIEGO".

Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra.

Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomo una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue. Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas.

El ciego reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él el que reescribió su cartel y sobre todo, qué había puesto.

El publicista le contestó "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino.

El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: "HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA".

 
     
 
Esta entrada fue publicada en Inspiración. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a INSPIRACIÓN

  1. Victor dijo:

    Si quieres mejorar tu espacio, deja tus dudas en mi espacio en alguna seccion de comentarios.

  2. Lokita dijo:

    Me llamo mayra y tengo 12 años me encantaron las fotos…
     
    mueno nada espero q signa asi las fotos muy lindas…. me voy deje mi huella byues

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s